Guía esencial sobre la gripe

Por Jenilee Matz, Mag. en Salud Pública Jun 03, 2021 • 7 min


La gripe es una enfermedad respiratoria que afecta a millones de personas cada año.

Es causada por un virus que se transmite rápidamente de una persona a otra. Aprende cómo protegerte del virus de la gripe y qué hacer si te enfermas.

¿Qué es la gripe?

La influenza (la gripe) es una infección viral respiratoria que afecta a la nariz, la garganta y, a veces, los pulmones. La enfermedad puede ser desde leve a grave. En algunos casos, las complicaciones generadas por la gripe pueden resultar en hospitalizaciones e incluso la muerte. Algunas de las complicaciones posibles incluyen la neumonía bacteriana e infecciones de oído y senos paranasales. Además, la gripe puede empeorar condiciones médicas crónicas, como la diabetes, el asma y la insuficiencia cardíaca congestiva.

Tipos de influenza

Hay cuatro tipos de virus de la gripe. Los virus de la influenza humana tipo A y B son responsables por la mayoría de los casos de gripe estacional en los Estados Unidos, mientras que se cree que la influenza tipo C solo genera enfermedades leves y no brotes. La influenza tipo D afecta mayormente al ganado vacuno y no se le atribuyen casos de infecciones en los humanos. A su vez, cada tipo de virus se divide en diferentes cepas que pueden ir cambiando con el tiempo.

El virus de la influenza tipo A también se encuentra en distintos animales, incluyendo las aves y los cerdos. Aunque no es común que las personas se contagien con la influenza directamente desde los animales, han ocurrido algunos casos de infecciones y brotes esporádicos en los humanos causados por ciertos virus de la influenza aviar A (o gripe aviar) y virus de la gripe porcina, incluyendo la gripe H1N1. Se cree que la pandemia de la gripe de 1918 (conocida como la gripe española), uno de los brotes de la influenza con mayor mortalidad en la historia, fue generado por un virus H1N1 con genes de origen aviar.

¿Cómo contraes la gripe?

Se cree que la gripe se transmite a través de pequeñas gotas que salen de la boca de una persona infectada cuando estornuda, tose o habla. Quienes están cerca de esa persona pueden inhalar esas gotas infectadas y enfermarse. También, puedes contagiarte con la gripe si las gotas infectadas llegan a tus manos y te tocas los ojos, la nariz o la boca.

¿Cuándo es la temporada de la gripe?

La temporada de la gripe en los Estados Unidos es durante el otoño y el invierno, generalmente entre octubre y mayo. Aunque el virus de la gripe siempre está circulando, la cantidad de casos tiende a llegar a su punto máximo entre diciembre y febrero. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), actualizan semanalmente un mapa de casos de la gripe durante la temporada de la influenza, para que puedas ver allí la cantidad de casos que hay en tu estado.

La vacuna contra la gripe

Los CDC recomiendan que todas las personas que tienen 6 meses o más de edad deben recibir una vacuna contra la gripe cada año. La vacunación contra la gripe puede prevenir la enfermedad de la influenza, visitas a los proveedores de cuidado de la salud, hospitalizaciones e incluso salvar la vida de los niños. (Haz una cita para obtener la vacuna contra la gripe.)

La mayoría de las personas que reciben la vacuna contra la gripe no tienen ningún problema. Pero, como con cualquier medicamento o vacuna, hay la posibilidad de que tengas reacciones a la vacuna. Los efectos secundarios generalmente son menores y desaparecen por sí solos en pocos días. Los efectos secundarios más comunes incluyen dolor, enrojecimiento y sensibilidad en el lugar de la piel en donde se aplicó la vacuna. Algunas personas pueden tener fiebre baja, dolor de cabeza o dolores musculares. Aunque las reacciones severas no son comunes, deberías avisarle a tu proveedor de cuidado de la salud si tienes un historial de alergias o reacciones severas a la vacuna contra la gripe o a algún componente de la vacuna. Ten en cuenta que no puedes contagiarte con la gripe a causa de obtener la vacuna contra la gripe.

¿Cuáles son los síntomas de la gripe?

Los síntomas de la gripe usualmente aparecen de repente. En los adultos, pueden incluir:

  • Fiebre de 100°F o más
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Dolores y molestias corporales
  • Fatiga y debilidad
  • Tos
  • Dolor de garganta

Los niños con la gripe pueden tener los mismos síntomas que los adultos, pero los niños más pequeños pueden tener síntomas diferentes. Los síntomas gripales adicionales en niños pueden incluir:

  • Fiebre alta
  • Convulsiones febriles (convulsiones que suceden mientras se tiene fiebre)
  • Síntomas gastrointestinales, incluyendo náuseas, vómitos, diarrea y pérdida de apetito

¿Cuánto dura la gripe?

La gripe tiende a durar aproximadamente una semana, pero algunas señales de la gripe, incluyendo la debilidad y la fatiga, pueden persistir por varias semanas. La fiebre causada por la gripe dura desde dos a cinco días.

¿Cuánto tiempo contagia una persona con gripe?

La gripe es más contagiosa durante los primeros tres o cuatro días de síntomas. Sin embargo, es posible que infectes a otros un día antes de que te sientas enfermo, y hasta entre cinco a siete días después de que los síntomas empiecen. Los niños pequeños y quienes tienen un sistema inmunológico débil pueden contagiar a otras personas por más tiempo.

¿Cuándo es contagiosa la gripe?

El período de incubación de la gripe o el tiempo entre cuando estuviste expuesto al virus y el comienzo de los síntomas suele ser de dos días, pero puede variar entre uno y cuatro días.

¿Cómo se diagnostica la gripe?

Los proveedores de cuidado de la salud suelen diagnosticar la gripe basándose solamente en los síntomas. En muchos casos, no es necesario hacerse una prueba para diagnosticarla porque los resultados no cambiarían el tratamiento. Sin embargo, a veces los proveedores de cuidado de la salud hacen pruebas de laboratorio para la gripe. Para hacerlo, te raspan con un hisopo la parte posterior de la garganta o dentro de la nariz. De ahí, pueden hacer un examen rápido de la muestra en su consultorio o enviarla a un laboratorio externo para que la analicen.

¿Cómo se trata la gripe?

No hay cura para la gripe. De hecho, los antibióticos no son un tratamiento efectivo contra ella. Esto es porque la gripe es un virus y los antibióticos solo funcionan contra infecciones bacterianas. La mayoría de las personas se curan sin tener que ver a su proveedor de cuidado de la salud. Remedios caseros probados y que funcionan contra la gripe incluyen mucho descanso y tomar suficientes líquidos. Consumir medicamentos de venta libre contra la gripe para tratar la congestión, la tos y la fiebre puede aliviar temporalmente tus síntomas.

En algunos casos, el medicamento antiviral es recetado para tratar la gripe. El medicamento antiviral incluye oseltamivir (Tamiflu), zanamivir (Relenza), peramivir (Rapivab) y baloxavir (Xofluza). Cuando el tratamiento comienza dentro de dos días desde que empiezan a sentirse los síntomas de la gripe, estos medicamentos pueden reducir la gravedad de la enfermedad, hacer que dure aproximadamente un día menos e incluso disminuir el riesgo de complicaciones que pueden aparecer por la gripe, como infecciones de oído, neumonía y hospitalizaciones. Más que nada, los antivirales son recetados para aquellos que están severamente enfermos o corren alto riesgo de complicaciones relacionadas con la gripe. De todos modos, aunque no estés severamente enfermo o tengas alto riesgo, tu proveedor de cuidado de la salud puede recetarte un antiviral si has estado enfermo por menos de 48 horas. El medicamento antiviral funciona mejor cuando se inicia el tratamiento en este período de tiempo. Consulta con tu proveedor de cuidado de la salud si un medicamento antiviral es una buena opción para ti. A veces, ellos pueden recetar antivirales para la profilaxis (prevención) de la gripe.

¿Quién corre riesgo de padecer complicaciones a causa de la gripe?

La mayoría de la gente se recupera de la gripe sin problemas. Sin embargo, algunos grupos de personas tienen alto riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con la gripe. Si estás gestando y tienes síntomas de la gripe, comunícate con tu proveedor de cuidado de la salud. Para casos en niños de 5 años o menos (especialmente los de 2 años o menos) y en personas que tienen 65 años o más, también deberían contactarse con su proveedor de cuidado de la salud ante la primera señal de los primeros síntomas de la gripe. El riesgo de las complicaciones es alto también en personas con condiciones médicas crónicas, como la diabetes y el asma, y en aquellos que tienen un sistema inmunológico debilitado a causa de, por ejemplo, haber recibido un trasplante o padecer del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

A veces, la gente saludable puede sufrir complicaciones por la gripe. Es una buena idea comunicarte con tu proveedor de cuidado de la salud si tus síntomas no mejoran o si empeoran. Otros síntomas  preocupantes en los adultos incluyen:

  • Falta de aliento o problemas para respirar
  • Dolor o presión en el pecho o en el estómago
  • Confusión
  • Mareos cuando te pones de pie
  • Vómitos severos o el no poder retener líquidos

Comunícate con el proveedor de cuidado de la salud de tu hijo si desarrolla alguno de estos síntomas:

  • Fiebre con sarpullido
  • Partes de su piel que se vuelven color azul o violeta
  • No tienen lágrimas al llorar (esto es en el caso de los bebés)
  • Está extremadamente irritable (los bebés pueden no querer que los levantes y los sostengas)
  • No se despierta con facilidad

¿Los perros pueden contraer gripe?

Los perros pueden contagiarse con la influenza o la gripe canina de otros perros. Si tu perro se enferma de la gripe, no es probable que te contagie. Los virus de la gripe siempre están cambiando, pero hasta hoy no se conocen casos de gripe canina en los humanos. A la inversa también es probable que sea cierto. Si tienes gripe, probablemente no debes preocuparte de que le contagies a tu perro.

La diferencia entre el catarro y la gripe

Puede ser difícil identificar la diferencia entre un catarro y la gripe ya que ambas enfermedades producen síntomas similares. En resumen, la gripe suele aparecer con fiebre, dolor de cuerpo, escalofríos y sensación de cansancio, mientras que un catarro normalmente no lo hace. Los catarros suelen causar dolor de garganta, estornudos y congestión nasal, mientras que la gripe solo genera estos síntomas a veces. Los remedios caseros para los catarros y la gripe suelen ser los mismos e incluyen mucho descanso y consumo de líquidos.

¿Qué es la gripe estomacal?

Los términos “gripe estomacal” y “gripe de 24 horas” no son correctos. La gripe es un virus respiratorio y no suele generar síntomas gastrointestinales como vómitos, diarrea y dolor abdominal o calambres, aunque sí pueden aparecer estos en los niños. La gastroenteritis viral es una infección intestinal. De igual manera, las personas suelen consultar si están padeciendo una intoxicación por una comida o si se trata de una gripe. Ambas suelen causar síntomas muy distintos. Las enfermedades provocadas por motivos de origen alimentario a menudo presentan molestias gastrointestinales, mientras que la gripe produce síntomas respiratorios.

¿Qué es la gripe H?

La gripe H o Haemophilus influenzae no es lo mismo que la influenza. Más bien es un tipo de bacteria que causa distintas variantes de infecciones, como infección de oído y neumonía.

En resumen, la mejor manera de prevenir la gripe es recibir la vacuna contra la gripe. Si ya estás enfermo y te preguntas si tienes la gripe o no, siéntete mejor sabiendo que la mayoría de las personas se curan por sí solas sin problemas. Descansa, bebe mucho líquido y considera consumir medicamentos de venta libre para aliviar los síntomas. Si no mejoras, empeoras o estás en riesgo de sufrir complicaciones, comunícate con tu proveedor de cuidado de la salud.

Revisado clínicamente y actualizado en junio del 2021.

Explora mas

3 min
Por Andy Stergachis, Dr. y Licenciado en Farmacia
Oct 04
21 min
Por Ashley McClure-Wolfson, Dr. en Farmacia, Farmaceutica de Atencion Ambulatoria Certiificado por la Junta, Especializada en HIV
Aug 09
7 min
Por Jenilee Matz, Mag. en Salud Pública
Jul 05